Ir al contenido principal

Ulíses y su síndrome

Hace un par de meses escribí una entrada que contaba lo que me gusta de la poesía: la sencillez, la transparencia. Decía que me gusta compartir una poesía con mis hijos y hablé de esos versos que mi marido recordaba, una poesía que había aprendido de chico y que le habían transmitdo las ganas de viajar, de partir, de descubrir lugares para aprender a añorar y a querer su tierra. Un poema de Joachim Du Bellay 

¡Feliz quien, como Ulises, ha hecho un largo viaje, 
igual que aquél que conquistó el toisón,
y ha regresado, sabio y lleno de experiencia,
para vivir entre su gente el resto de sus días! 


¿Cuándo volveré a ver, ay, de mi pequeño pueblo
humear la chimenea, y qué estación será
cuando vea de nuevo el jardín de mi pobre casa, 
que es para mí todo un reino, y mucho más aún?... 

Y el otro día, en una sala de espera, leí un artículo sobre el Síndrome de Ulises, un cuadro clínico que deriva de la soledad que experimenta la persona al estar lejos de su familia, del duelo que vive, del esfuerzo que hace para adaptarse. También conocido como el síndrome del emigrante que se caracteriza por un estrés crónico que viene asociado a la problemática de los emigrantes al afincarse en una nueva residencia. El nombre viene del héroe mítico Ulíses el cual, perdido durante muchísimos años, diez según Homero, en su camino de vuelta a Ítaca, añoraba su tierra de origen pero se veía imposibilitado de volver a ella.

Este síndrome es el que suelen sufrir los miles de emigrantes, sin distinción alguna, que luchan todos los días por vivir, por sobrevivir o por adaptarse a vivir lejos de su tierra. 

Las causas pueden ser muchas, muchísimas. Tristes, forzadas, consentidas, deseadas, esporádicas pero si algo hay de verdad  en este síndrome, es que en algún momento "los emigrantes" añoran los jardines, los sabores, los olores, los cielos, "lass pobres casas que son todo un reino, y mucho más aún..."  

Pensé en ellos y pensé en las imágenes del particular libro de Shaun Tan: "Emigrantes". 






Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…