Ir al contenido principal

La hora del Planeta


El próximo 26 de marzo es La Hora del Planeta. Apagar la luz durante una hora tiene como objetivo el generar un espacio para pensar en el Planeta y en las consecuencias del accionar humano. Es una forma fácil de participar sin importar la ubicación, edad, raza, religión o nivel de ingresos.


Pensar en el planeta, eso sí que es bueno. Pero después de la reciente tragedia de Japón y otras tantas que suceden a diario, parece que pensar en el planeta no es suficiente. 
Hay que actuar, reaccionar, hacer , más allá de cumbres donde todos los grandes mandatarios sonríen frente a la foto y se vuelven a sus países, resolviendo poco y nada.

Yo tengo edad de ver estos desencantos, mis hijos tiene la edad de creer que hay lugar para un mundo mejor , y aunque no sea mucho lo que  hacemos a diario,  siempre son granos que uno siembra con la esperanza de ayudar. 

En casa, hacemos lo que millones de humanos “que piensan en el planeta” hacen en algún momento del día. . Apagamos luces innecesarias (por suerte vivimos en un país donde predomina la luz natural, lástima que el gobierno no vea esas ventajas) no usamos aires acondicionados, no imprimimos papeles inútiles (por eso me enojo cuando en el colegio piden libros que no los abren en todo el año o utilizan cuadernos por la mitad y hojas para escribir diez líneas), cuidamos el agua , reciclo pilas, cartuchos de impresoras, rechazo bolsas de plástico, en lo posible comemos productos más naturales, locales  y de estación y reciclamos lo que se puede (ya que en Venezuela es casi inexistente). Pequeños gestos pero que hacen bien al planeta y a la conciencia.

Pero hay un punto en donde no logro implantar mi conciencia ecológica. Y no sé cómo resolverlo.  Ese punto es la lectura. Cuando uno es consumista de libros ¿cómo encontrar el equilibrio entre el placer y lo concientemente ecológico?  Intento buscarle la vuelta.
¿Con los e-book?. ¿El placer del contacto con un libro reemplazado por una plantilla fría?. No termina de convencerme pero puede ser el futuro. ¿Con  audiolibros? Voilà  una buena opción. Lo intenté, por consejo de mi hijo mayor, y me gustó la experiencia. Es una vuelta a la infancia, como cuando nos contaban cuentos… ¿Con los clubs (es) de lecturas, donde alguien lleva su libro elegido y se comparte? ¿Las bibliotecas? Sí, todas son buenas opciones pensando en el planeta.
Mientras cambio mis hábitos y pienso en el futuro, encuentro maravillosas historias como  “El hombre que  plantaba árboles” de Jean Giono o “Wangari y los árboles de la paz” de Jeanette Winter. 
Mientras cambio mis hábitos,  leo “Yo no vengo a decir un discurso” de Gabriel García Márquez editado bajo los requisitos ambientales del proyecto “Libros amigos de los bosques”.
Mientras cambio mis hábitos,  me deleito con el video  del animador paraguayo Joaquín Baldwin http://vimeo.com/channels/hd#12377177 que mi amiga y artista Aninés Macadam me hizo conocer en su blog.
Y mientras trato de adoptar más y más hábitos ecológicos, el próximo 26 de marzo, a las 20.30 horas, la hora del planeta, apagaré la luz para "encender el futuro" a mis hijos. 


Enlaces para enterarse:

Otra sugerencia interesante de Aninés Macadamhttp://aninesmacadamnews.blogspot.com/2011/02/por-que-las-cosas-duran-cada-vez-menos_12.html?spref=bl

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…