La poesía del verano

Hoy. Alicante. 38 grados. 10.15 hs.

Hace mucho calor para ir a la playa. Bajo a la piscina del edificio para leer un rato al sol el último libro de Haruki Murakami.

Acomodo mi silla , me embadurno con bronceador protección diez mil, me planto el sombrero, los anteojos y hala! a leer.

Capítulo 6.
Me distraigo con la conversación de un matrimonio francés. Tema: la calidad de las papas españolas. Conclusión: las francesas son mejores (obvio)

Leo

Capítulo 7.
Un grupo de mujeres mayores llega. Abrazos, besos y gritos. Cantan sevillanas y bailotean, como pueden, llenas de alegría. Amigas-vecinas y vecinas-amigas de toda la vida. Veranean aquí desde que el edificio se construyó... es decir 1967. Se ven envejecer, se acompañan, todos hablan, nadie se escucha...salvo yo.
Sombrero, anteojos, salvavidas y al agua pato! todas al agua... como en el club. Todas al agua a conversar y contarse la vida durante una hora y más sin mover más que la lengua . Es la rutina. Todos los días. El remojo, el mercado, la misa, el abanico, quejarse del calor Dios mio! y jugar a las cartas en el café. Algún que otro churrito, unas tapas y vale! hasta mañana...
Me entero de sus citas con los médicos, de los morrones asados, de la próxima reunión de consorcio, de los que deben expensas, del marido de una y de otra y sobre todo me entero de las nueras... las nueras que mejor perderlas que encontrarlas.

Llego, pese a todo el barullo, al capítulo 8.

Leo...pero me distraigo otra vez con una joven mamá y su niña, muy mona. Las dos juegan en el agua encantadas de la vida. La joven mamá empieza a recitarle un verso mientras chapotean. Una dulzura.
 
"Un ratoncito sube, sube, sube
un ratoncito sube y hace cosquillas....

La niña se ríe a carcajadas

Una ardillita sube, sube, sube
una ardillita sube y salta pluf! al agua!! - dice la mamá

La niña se ríe a carcajadas

Un ratoncito sube, sube, sube
un ratoncito sube y sube y se larga 4 peditos
 
Una ardillita sube, sube, sube
un ardillita sube y sube y hace caquita sobre la niña...."


La niña sigue riéndose a las carcajadas...y yo vuelvo a mi capítulo, sorprendida por esta poesía de verano. Esto me pasa por escuchar conversaciones ajenas. Parece que nunca me hubieran enseñado que eso no se hace sino uno no quiere desilusionarse.




Entradas populares