Ir al contenido principal

Redondeando generaciones


El sábado  leí un artículo en el diario La Nación: El arribo dela Generación Z. El artículo es largo. Reproduzco sólo algunas líneas que me llamaron la atención. 

"Es una generación que aún no comenzó su camino dentro del ámbito de las organizaciones- explica Alejandro Marcó, autor del libro Entre generaciones, no te quedes afuera del futuro-. Los llamados Z1, nacidos en el año 2000, tienen unos 13 años. En cambio, los Z2, son los surgidos desde 2005. A partir de 2010, se habla ya de una generación a la que se denomina Alfa o Google Kids....En su mayor parte, ellos aún son criados por padres de la Generación X y podrían definirse como "hermanos menores" de la Generación Y, también llamados Millennials, aquellos que nacieron entre 1980 y 2000 y que hoy ocupan posiciones de liderazgo en las organizaciones. Pero a diferencia de estos últimos, los Z son ciento por ciento nativos digitales, con lo cual no conciben la posibilidad de un mundo sin conexión ni respuestas al alcance de un clic. "La Generación Z crece con las tecnologías con las que los adultos también se sienten cómodos y de aquí se desprende una conclusión: la brecha generacional se acorta cada vez más", plantea Marcó...."

Las características de la generación Z (que seguramente terminará pronto y pasará a ser la M,N,P... o la que sea) son: Hiperconectados, impacientes, consumistas, hijos de la inmediatez, una generación global, nativos digitales, entienden la realidad mucho mejor que los adultos, que viven en un mundo sobrecargado de información, de consumo y de puro presente...canales de comunicación han cambiado y no hay marcha atrás...etc. etc. etc...
Pero...en realidad después de leer el artículo, me pregunté: ¿Y mi generación dónde está en todo esto? 
Tengo hijos al límite de la generación Z, raspando la Y, hijos puros de la Y, hijos que rozan la Y pero que no llegan a la X. Parece que yo estoy al inicio de la generación X, pero con mentalidad de una anterior, con hijos de Y y Z y un marido que no es ni X, ni Y, ni Z , apenas un poquito anterior a la mía pero que nadie le dio letra ... la verdad que estoy perdida con tanta letra y marca.  

Prefiero saber que pertenezco a la generación que vivió la llegada a luna, la muerte de Bob Kennedy, que jugaba  a las figuritas. La que vio la caída del muro de Berlín, la guerra de Vietnam, la llegada de la democracia a Argentina, la libertad de Mandela, la primera guerra del golfo. La que cantaba las canciones de Guns N'Roses y bailaba con el grupo Banana, La que iba a bailar a New York City y que conoció la televisión en blanco y negro. La que se iba 10 días de vacaciones y acá nomás, la que tuvo su primer computadora a los 30 años, la que vio con horror el ataque a las torres gemelas, la que se olvida cada dos por tres el celular en su casa, la que conoció el cine Splendid de la calle Santa Fe y la que va al cine de verdad, al grande, al oscuro...¿Sigo con las ventajas de mi generación?  



Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…