Ir al contenido principal

¿Lo digo o no lo digo?


Voy a decir algo que quizás a muchos les caiga.... les parezca...les haga... pero yo lo voy a decir. 

Las ilustraciones de Marisol Misenta, más conocida como Isol, ganadora de uno de los premios más prestigios de la Literatura Infanto- Juvenil: el Premio Astrid Lindgren 2013, no me gustan. No sé si no me gustan porque me gustan detalles, ideas, trazos pero no me emocionan. Obviamente estaré equivocada porque si Isol fue elegida para este prestigioso premio entre 207 candidatos de 67 países, no hay duda alguna que lo merece y ¡de lejos!
Isol es es una multifacética artista pero para mi, como simple lectora, sus dibujos me resultan poco tiernos. 















Y lo mismo me pasa con los dibujos del ilustrador francés Benjamín Lacombe, el dibujante de moda en Francia. Estudió en la Escuela de Artes Decorativas de París, una de las más prestigiosas del mundo. Despegó su carrera con su trabajo de fin de año, Griotte que, cuando fue publicado en Estados Unidos, sus ilustraciones pasaron a formar parte de las prestigiosas recomendaciones del New York Times. Desde entonces no paró y se convirtió en un dibujante de mucho y merecido prestigio. 

Este dibujante, al que se lo compara muchas veces con Tim Burton, convierte a "Blancanieves en una chica demacrada de ojos saltones o a Pulgarcito en un escuálido o a la Bella Durmiente en una belleza cadavérica" - decía un artículo que leí sobre el ilustrador.

Así es la cosa. Maravillosas técnicas, maravillosas interpretaciones, maravillosos trabajos, maravillosa imaginación, maravilloso talento, maravillosas y maravillosos mil veces pero como bien dijo Lacombe: yo seré uno de esos padres que tienen más miedo a sus libros que los niños.




Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…