Ir al contenido principal

Mireya como la del tango...

-Me llamo Mireya 
-Como la del tango 
-Si, como la del tango  
-¿Pero vos no sos rubia? 
-No, pero igual me llamo Mireya 

Cuando yo era chica este dialogo se repetía una y otra vez cada vez que decía mi nombre.

Es verdad que no era un nombre muy común pero a mi papá le gustaba porque era un enamorado del tango. Y así crecí yo, justificando siempre mi nombre, entre los amores por el tango y mis deseos profundos de llamarme Mónica como Soledad Silveyra en la telenovela "Rolando Rivas taxista".

Cuando la lengua francesa pasó a formar parte de mi vida, me acostumbré a que me llamaran Mireille, o mismo Mireiá con un inevitable acento francés. Y un buen día, volví a imponer mi nombre a lo argentino MIREYA con una Y bien sonante porque para mi el Mireille provenzal del poeta Fréderic Mistral (sin sacarle ningún mérito) no significa nada. 

Para mi, para mi corazón, el importante es el Mireille, ese que los argentinos apasionados por la cultura francesa lo tradujeron por Mireya. Y más importante aún es la referencia concreta a la famosa "Rubia Mireya tanguera" por la que mi padre me puso el nombre. La que se encuentra en el sainete de Manuel Romero: una Mireya feliz, que bailaba tangos, conquistaba corazones y se casó con un hombre adinerado y de buena familia. O esa otra Rubia Mireya que Romero retrató más tarde en el tango "Tiempos viejos". Esa Mireya "tan linda de joven que se formaba rueda para verla bailar" y que con el correr de los años se transformó en "una pobre mendiga harapienta". O también la otra Mireya protagonizada en el cine por Mecha Ortiz.

Yo no soy rubia, no soy producto de la imaginación de poetas (aunque mi padre lo era), no soy ni compadrita ni heroína y no bailo tango pero estoy segura que mi nombre Mireya, de una u otra manera, me ha marcado. 
Lo digo por la ternura que siento cuando oigo tangos o veo, reveo imágenes como ésta (aunque muchos no la consideren representativa) que me llenan de emoción:






Al Pacino bailando Por Una Cabeza (Perfume de Mujer)



Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…