Buenos Aires I

Acabo de volver de Buenos Aires. Hace mucho tiempo que no iba. ¿4 o 5 años? ya no me acuerdo, ya no los cuento. A muchos no les parece mucho tiempo pero yo sé que para mi cotidiano es mucho tiempo. ¿Qué quiero decir? que llegué y me encontré con una ciudad donde me costó unos días ubicarme y reconocer lo que yo consideraba “mi cotidiano”.
Todas mis plazas de infancia, esas donde yo iba a jugar, están cercadas (en exceso para mi gusto).Puerto Madero está artificialmente lindo, hay nuevos subtes en los que nunca me había subido, existe un Museo Fortabat y un museo del Títere, barrios rehechos, restaurantes y hoteles y hoteles y restaurantes, la bandera de la ciudad de Buenos Aires flamea al lado del obelisco, el edificio de La Nación me pareció nuevo aunque ya tiene sus años, el Teatro Colón está renovado, mucha gente que quería ya no está.... ¿ven como para lo que uno vivía como cotidiano, 4 o 5 años es mucho tiempo?
Claro que también 4 o 5 años es mucho tiempo como para darse cuenta que hay cosas que no cambian ni para mi ni para muchos como la villa 31 que sigue creciendo, sobre todo para arriba, como los cartoneros deambulando, como una estación de Retiro hecha una basura o un Harrod's abandonado o una confitería El Molino cerrada. No cambian los taxsistas eternamente desenfrenados o la existencia de muchos Tinellis o los bancos de la avenida de mayo todos garabateados....
En fin, acabo de volver de Buenos Aires, hace mucho tiempo que no iba, y me hizo bien haberme reencontrado con todo lo que cambió y lo que no cambió y haber visto mi primera casa, Montevido 872, allí donde nació mi cotidiano.

Entradas populares