Y sí, miro Esperanza Mía


Ustedes se preguntarán cómo una mujer como yo, con mundo, algo cultivada, que le interesan muchas cosas, que es sensible a lo lindo y a lo feo, es algo leída e informada puede engancharse todas las noches como una opa a ver Esperanza Mía
Yo también me lo pregunto pero no los voy a engañar.
No les diré que lo hago para hacer un estudio, ni una tesis , ni una evaluación.... no. Les diré la verdad, la pura verdad: todas las noches veo Esperanza mía porque después de todo el día leyendo noticias, recuperando portadas de revistas, viendo webs nacionales e internacionales, escribiendo y armando blogs, manejando redes sociales y hasta reconociendo portadas chinas, rusas y coreanas, la cabeza no me da más que para mirar ese mamarracho de novela que arrasa con todo.
Pero atención! que a veces, sentadita, reacciono frente a tal delirante guión y analizo a la pareja del momento: Lali & Mariano o más bien Esperanza & Tomás o el obispo y la ex novicia...
A la novela ¡no le falta nada! Hay mentiras, engaños, amores secretos, pasados turbios, amores prohibidos, música, bailes, besos, deseos, desmayos, delirios, hospitales, la muerte que ronda, amnesia...Está el bueno, la buena, el malo, la mala, el rico, el pobre. Todo eso está pero de estar a cómo estar es otro cantar. Todo está presentado de forma tan desordenada que uno puede empezar a verla en cualquier momento sin perderse nada.Todo es tan delirante que es hasta cómico. Creo que por eso la veo.
Monjas que mienten, monjas en minifaldas y zapatos de plataforma y labios pintados, nadie labura, a los alumnos nadie les da clases, todos viven de la nada, las ex-monjas andan a los besos y cantan sensualmente, de un día al otro dejan hábitos para ser unos minones infernales y los ex-seminaristas pasan a ser bombones de dulce de leche. Todos se enamoran de todos, todos cambian de vida de un día para el otro pero eso sí.... todos rezan, porque cuando hay que rezar todos están allí, con velas, frente a la virgen, en la sacristía, curando enfermos...
El capítulo de anoche fue impagable y parece que el de esta noche promete.
Gilda (interpretada por Jimena Barón y que es uno de los personajes más divertidos y que salva muchas escenas!) aparece disfrazada de monja en minifalda! Tomás que perdió la memoria (oh oh!), de un tipo maduro, serio y obispo (no hay que olvidarlo) pasó a ser un tonto enamorado que aprovecha su pérdida de memoria pa’calentar a Julia-Esperanza...ella ni lenta ni perezosa se lo lleva a una casa que le presta el flamante papá (comisario Correa) un buenudo que se pasa más tiempo afuera de la comisaría que adentro.... y con más problemas que los propios ladrones!
Cuando Tomás y Esperanza llegan a la casa resulta ser una mansión. En lugar de elegir una casa discreta, sencilla, la producción eligió una casa-country y estarán ¡por fin solos! a punto de cometer todos los pecados que los televidentes esperan ver: la exnovicia y el sacerdote desmemoriado se dejarán llevar por la pasión.
Mientras whisky va whisky viene, el ex seminarista trata de vengarse de no sé qué... las monjas mueren por un reallity, hay una empresa en quiebra, una Lolita (Ángela Torres) que es una carrera (qué palabra más antigua! ) que lo que hace durante todo el programa es gritar.
La verdad que la novela es un desorden bien desordenado y uno extraña a Alberto Migré. Los actores secundarios hacen muchas veces más que los propios protagonistas aunque hay que reconocer que Lali es encantadora y Mariano Martínez queda mejor afeitado.
En este mar de incertidumbres - dice Canal 13 - Tomás tiene una única certeza: el amor profundo que siente por Esperanza: “Si no tener memoria me asegura tenerte….te juro que no quiero recuperarla nunca”. pero cuando la recupere dará para un mes más de novela!
Después de este delirante posteo ¿alguien de ustedes podría imaginar que, yo, alguien informada y leída, voy a perderme el capítulo de esta noche?

Entradas populares