Ir al contenido principal

Llega el pan dulce


Fin de año. Muchas veces transmití que a mi no me gustan mucho las fiestas. Ya sé, soy una amarga. No me gusta festejar ni mi cumpleaños. No soy muy fiestera. No me gustan las cenas multitudinarias ni las salidas de a muchos. Pero no por antipática sino por tímida o discreta o poco ruidosa o poco... no importa, por algos será. Tampoco me gusta festejar las fiestas de fin de año.... sí, ya sé, soy una amarga....pero hay una excepción: me gusta la navidad.

Me gustan las tradiciones que hay alrededor de la navidad. Me gustan los colores de navidad. Me gusta armar el árbol. Colgar los adornos que son recuerdos. El farolito que viene de acá, el angelito que viene de allá, la guirnalda que compré más allá, la estrella que los chicos hicieron en el colegio. Quizás sea el único momento que me hace sentir que mis chicos, mis hijos, siguen siendo chicos. En fin, aquí estoy, escribiendo algunas líneas con esta nostalgia que me invade a esta altura del año.

Ya armé el árbol, puse algunos regalitos al pie y pienso que todavía no escribí nada divertido y nuevo para navidad. Ya hice mis listas en el aire de fin de año. Esas listas que tienen metas, deseos, agradecimientos. Esas listas donde están presentes los que ya no están y extraño, los que están cerca, los que están lejos. Esas listas interminables que me hago todos los años, listas nostálgicas pero con ilusiones y con ganas, total soñar y tener ganas no cuesta nada.

Con ganas de volver a los 20 años, de estudiar, con ganas de estar en familia, con ganas... siempre con ganas. Con ganas de no ver a una presidenta enojada, con ganas de que no exista el día del hincha de nada, con ganas de que nadie rompa vidrieras y robe, con ganas de que las provincias formen parte del país, con ganas de que la imagen de Alfonsín nunca se borre, con ganas de que los policías hagan su trabajo como se debe, con ganas de que el cholulismo no esconda las verdaderas noticias, con ganas de que la justicia funcione, con ganas de que los funcionarios no insulten, con ganas de leer, con ganas de saber escribir, con ganas de ver a mis hijos unidos, con ganas de ver qué libro me van a regalar este año, con ganas de pasar las fiestas sin pirotecnia porque asusta a mi perro Frank, con ganas de ver funcionar al país, que no haya derroche, que todos tengamos pan dulce, que los presos queden presos, con ganas de ver a mis viejos que ya no están... con ganas de, con ganas de .... ¿ven? las fiestas siempre me ponen así, nostalgiosa pero siempre con ganas.

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…