Ir al contenido principal

Un día



A veces uno se levanta así.... preguntándose cosas inútiles como ¿Qué me hubiera gustado ser en lugar de una señora que se pregunta cosas?

La verdad que no me costó mucho responderme a una pregunta tan filosófica. Me hubiera gustado ser CULTA, MUY CULTA. ESTUDIOSA, MUY ESTUDIOSA. LECTORA, MUY LECTORA. Me hubiera gustado tener la memoria de elefante que tienen ciertas personas y poder citar frases, recitar poemas de memoria y escribir poemas largos y jugosos, recordar autores, títulos, quién actuó en tal o cual película, escribir sin una falta de ortografía y frases gramaticalmente perfectas. Me hubiera gustado ser CULTA. Me hubiera gustado tener mucha voluntad para estudiar mucha pero mucha, mucha. Haber leído de todo, conocer mucho sobre música clásica, arte moderno y cineastas coreanos. Hablar con conocimientos sobre el teatro francés y la literatura rusa, explicar en pocas palabras la tragedia griega... y estar al tanto de mucho y de todo, me hubiera gustado tener bibliotecas hasta el techo y haberme leído todos los volúmenes de las bibliotecas nacionales, me hubiera gustado saber, conocer, tocar piano, bailar con zapatillas de punta, usar la palabra precisa, saber escribir novelas fantásticas, conocer definiciones exactas, hablar inglés a la perfección, alemán, chino, ruso y portugués al 100%.

Muchos me dirán que la CULTURA es más que eso o que la CULTURA no es eso y que la cultura es blablabla.... Puede ser pero hoy (y hace mucho tiempo) esto es lo que me hubiera gustado ser. Ser y saberme CULTA y CULTA UNIVERSALMENTE CULTA. ESTUDIOSA, EXTREMADAMENTE ESTUDIOSA. LECTORA, LECTORA, LECTORA y la vida se me va. ¡Qué pena! En fin... mañana será otro día y, por suerte, mañana se me ocurrirá ser otra cosa.

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…