Ir al contenido principal

Vacaciones sin planes

Ilustración de Paola del Giorgio

Relajarse y pensar. Limpiar la mente y comenzar nuestro cambio de hábitos cuando estamos sosegados. Las vacaciones invitan a una puesta a punto integral... así empezaba una nota que leí justo antes de empezar las vacaciones.

Seguía: Hay dos momentos del año en los cuales nos sentimos capaces de cambiar nuestra vida. Uno es el periodo navideño. El otro son las vacaciones de verano  (no importa el hemisferio!) Tras meses derrapando, de repente el mundo parece detenerse o al menos ralentizarse, y disponemos de largas jornadas para relajarnos y pensar..." 

Después de las reflexiones del estival paréntesis reparador estaban "las medidas sencillas para vivificar nuestro organismo".

Entonces las propuestas eran: cocinar con alma, recargar las baterías del sueño con siestas de 30 minutos, ponerse en forma a través de un ejercicio suave y lúdico, liberarnos de lo que sobrecarga nuestra mente, es decir;  "Para llenar una taza, primero hay que vaciarla" , es decir: descargar los contenidos innecesarios que impiden la entrada de ideas nuevas y eliminar esos típicos propósitos veraniegos que son los verdaderos enemigos porque nunca los cumplimos como se debe: adiós a los malos hábitos (cigarrillo, peso, falta de ejercicio),  ser más eficientes en el trabajo, reducir gastos y pasar más tiempo con la familia.

Ahora ¿Qué pasa si uno no cocinó ni un huevo duro, ni hizo siestas, ni pedaleó bajo 39 grados de calor, ni descargo 100% su taza de contenidos innecesarios?

¿Y qué pasa cuando uno no puede cumplir con los propósitos veraniegos porque no fuma, no bebe, no tiene 10 kilos que perder, no necesita ser más eficiente en el trabajo porque con ser eficiente le alcanza para estar contenta, cuando sólo es una gastadora compulsiva en una librería y cuando le gustaría pasar un año, un año!!! vacaciones sola?  

Conclusión: 
Seguramente estas líneas fueron escritas en un día gris de invierno lejos de imaginar que uno puede pasar bomba sus vacaciones sin tanta planificación bajo la arena y viendo que a pesar de todo lo que vive el mundo, el mar sigue siendo de un gran e inmenso color azul. 

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…