Ir al contenido principal

Casa ocupada


Hace pocos días falleció el poeta, escritor y periodista HORACIO ARMANI. 
Uno de sus poemas, uno de sus preciosos poemas, me lo regaló mi madre, amiga de Horacio y María Esther Vázquez, en una de sus visitas a mi casa siempre ocupada. Lo tengo enmarcado en mi casa...siempre ocupada.


HORACIO ARMANI



CASA OCUPADA 


Cada vez hay menos lugar aquí
pero siempre hay espacio para un libro, una tarjeta,
 un cuadro, 
un cisne de plumas azules, 
un elefante desenadenado,
una selva de frutas que termina
en el delirio de las batidoras.

No hay lugar en la casa pero todos los días
asoman formas nuevas, aparece una estrella,
un felino que salta sin romper una copa,
una sombra que sapaga las imágenes del televisor,
el ulular de las sirenas que perfora los vidrios,
la aspiradora que se lleva el polvo de nuestra sangre. 

A cada instante hay menos sitio: hagamos sitio
para las voces viejas que huyeron de estos muros, 
ubiquemos al ángel que no existe, a la sartén que falta,
al vino del futuro para que salte en chispas,
coloquemos la vida en el rincón que sobra. 

Nuestras casas se llenan de sombras, de colores, de días,
de cosas infinitas, de heridas como cárceles, 
pero siempre hay lugar, hay lugar para un sueño, 
lugar para extender los brazos al cielo, para pedir ayuda, 
para el dolor de Dios, que cabe en todas partes, 
para el infierno del amor. 

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…