Ir al contenido principal

Medio pan y un libro



Este mensaje me lo envió mi amiga Gaby. Es el discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo en Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931.

Medio pan y un libro

 
 

"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada." 

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros? 


"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".
 


Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…