Ir al contenido principal

Autores más que amigos: Daniel Viacava, mi papá

José Daniel Viacava (1926- 1989) además de ser "el mejor papá del mundo", de ser el marido de mi mamá , la escritora Marta Giménez Pastorfue periodista y poeta. 


En París, Junio 1989
Daniel venía de una familia  italiana muy modesta que había conocido la guerra y había inmigrado a la Argentina. A mi padre no le gustaba recordar su infancia. Nunca hablaba de ella pero le gustaban sus raíces. Le gustaba Italia y como era de esperar me transmitió su amor por "el italiano" y yo lo estudié  para poder tener un mundo secreto con mi padre y leer la revista Época o entender lo que cantaba Mina, una de las cantantes preferidas de papá.

Daniel trabajaba en el Ministerio de Guerra cuando empezó a incursionar en  la poesía. Frecuentaba los círculos literarios y de poesía de los años 50 en  Buenos Aires y conoció a los grandes poetas del momento. 
Y fue justamente, cerca del mítico grupo  "Poesía Buenos Aires" que  Daniel conoció a Marta Giménez Pastor, una joven maestra que empezaba a hacer sus primeros pasos en la poesía.  El primer 17 de octubre hábil (1955) después de la Revolución Libertadora, nombre con el que se autodenominó la dictadura militar de Argentina tras derrocar al presidente constitucional Juan Domingo Perón, mis padres, Daniel y Marta, se casaron en la iglesia de San Pedro Telmo, en el viejo barrio de San Telmo de Buenos Aires. En la misma iglesia que me casaría yo...32 años después. 
En 1956 nació  Conrado . En 1957, nació  Alejandra y en 1960 nací yo.

Daniel dejó su aburrido trabajo en el Ministerio y montó, con su único hermano Emilio Viacava, un estudio de copia de planos de arquitectura. Primero en el departamento de la calle Montevideo, en el mismo donde vivíamos rodeados de esas máquinas inmensas y con olores a productos químicos. Luego "el taller" se mudó a una casa de la calle Viamonte.  
Poco tiempo después Daniel tuvo la oportunidad de ingresar como corrector en el  Diario La Nación. Dejó los planos y empezó a trabajar en la prestigiosa redacción de la calle San Martín. De corrector pasó a ser redactor con cierres de ediciones, papeles por todos lados, máquina de escribir, proyectos, notas, entrevistas, viajes, reportajes y allí encontró su verdadera vocación: el periodismo. Y como era de esperar su amor por el periodismo me transmitió su amor por "los diarios"  y yo estudié periodismo para poder tener otro mundo secreto con mi padre.

Junto a Marta, mi mamá, crearon la revista literaria Trayectoria y publicaron la Selección poética femenina 1940-1960.  Daniel Viacava creó y dirigió en el diario La Nación páginas inolvidables como Columnas de la juventud y la Página de Arquitectura, página que luego heredó el arquitecto y gran amigo Luis Grossman. 

Cubrío periodísticamente durante muchos años el Festival de Teatro para niños de Necochea. Años inolvidables para nosotros. Eramos chicos, íbamos a la playa, veíamos teatro todo el día, jugábamos en el Hotel Trocadero de la ciudad de Necochea, compartíamos la  cena con Ariel Bufano, Mane Bernardo, Roberto Aulés...los grandes del teatro infantil de esos tiempos. 

Mi padre fue Director de prensa de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Tuve la oportunidad de trabajar muchos años con él como su asistente preferida. 
Fue director de la Revista La Nación en una de sus mejores épocas, ahí aprendí a vivir entre revistas. Fue Editorialista en el mismo diario hasta sus últimos años

Colaboró en los diarios argentinos La Opinión, Tiempo Argentino, en la revista de arquitectura Summa y en otros medios argentinos donde pudo escribir, entre otras cosas, sobre dos de sus  grandes pasiones: el turf y la arquitectura.

Mi padre publicó un solo libro de poema "La Gran Vida". Su Gran Vida no le dio más tiempo y  porque su generosidad lo llevó a regalarle el título de poeta a Marta, a su esposa, a la madre de sus tres hijos.  

Caracas, 3/3/2012
Mireya Viacava-Raab




Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…