Ir al contenido principal

Caminando por la calle voy...

Si, ya sé. Los voy a desilusionar. No cumplí y otra vez caí en la trampa. otra vez fui a Fnac (la gran cadena francesa de librerías). En el fondo de mi corazón y como activista defensora de las librerías de barrio, yo no quería ir  pero.... les voy a contar qué pasó y como llegué a esta traición. 

Fui a la librería de mi barrio. Muy linda, muy completa, con poca gente, la única macana es que el propietario no entiende mucho mi francés españolizado y eso me disgusta un poco. Fui buscando un libro para regalar a una amiga y no lo tenía. Entonces fui a una segunda librería del barrio pero tampoco tuve suerte.Entonces caminando, caminando bajo unos diminutos rayitos de sol en París ¡oh sorpresa! como por un tobogán embrujado, caí OTRA VEZ en  las garras de Fnac-Gare St. Lazare.... 

¿Y saben lo que pasó? ¿Y saben lo que pasó? - como preguntaba Maria Elena Walsh en una de sus famosas canciones -  ahí SÍ tenian el libro.

-  Et voilà! - me dijo la vendedora, con el chaleco uniforme de Fnac y una sonrisa.

La jovencita siguió de largo con unas cajas llenas de libros, y me dejó ahí, en medio de los estantes repletos de novedades y libros para adolescentes, chicos grandes, medianos, chicos, chiquititos, lectores, no lectores, entusiastas, soñadores, imaginativos, hiper realistas,. me dejó ahí,  en medio de todo ese mundo de libros. Y ahí me quedé atrayéndome de tanto dvd, y promociones y lanzándome a la aventura de ver que había de nuevo.
Les aseguro que un viernes por la tarde, a la hora pico, volar en medio de los cielos de Fnac para descubrir títulos, ilustraciones y autores, no es tarea fácil. Pero lo logré y se los contaré en una próxima entrada porque hoy tengo mucho trabajo. engo que trabajar y trabajar para escribir lo de hoy, lo de ayer, lo de mañana. Esperen, ilusionados, mi próxima entrada con todas las buenas cosas que encontré en los estantes del mundo Fnac..

Fnac Gare Saint Lazare

Mi libreria de barrio

Enlaces y datos:
http://magazinederevistas.com.ar/
Librairie Nordest 34 Bis Rue Dunkerque, 75010 Paris


El tîtulo de esta entrada se lo dedico a la ingenuidad de una época y a Palito Ortega: http://www.youtube.com/watch?v=4owM23MXsuY&feature=related

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…