Ir al contenido principal

Venezuela positiva: ¡Lanza la bola chico!


Frases como "¡Lanza la bola chico!","Digo hijo, digo hijo digo", "Oye, digo, oye muchacho" son muletillas inolvidables de la versión en español del gallo Claudio, ese galán de gallinero y personaje de una de las series animadas más importantes de Warner.
El Gallo Claudio nació en 1946 con la voz del actor Mel Blanc y desde hace 22 años el dueño de la voz, en su versión latina, es la del venezolano Frank Carreño. Lo vi y lo escuché en una entrevista en televisión y me hizo mucha gracias como en segundos Carreño cambiaba su voz real para imitar al Gallo Claudio o a otros famosos personajes animados como el ratón albino Pinky, de Pinky y Cerebro, y el monstruo o demonio de Tasmania que él también dobla y les da vida.  
Carreño recordaba que a la primera audición a la que se presentó fue realmente por una opción económica: "Yo era actor de la Compañía Nacional de Teatro de Venezuela (1988) y necesitaba aumentar mis ingresos. Un amigo me dijo que estaban buscando voces para hacer doblaje y me presenté".  
Ya han pasado muchos años y Carreño, radicado en Miami, encontró en el mundo del doblaje la forma de desarrollar su parte vocal, muy ligada con la actoral.
El doblaje no se trata solo de prestar la voz, es una labor que incluye poner el alma en cada uno de los dibujos. Además de decir un texto, se debe tener en cuenta gestos o expresiones que reflejen sentimientos. Estos personajes tienen más detalles que una persona real, para mí doblar un muñeco animado es como la universidad del doblaje y la clave de este oficio es no temerle al ridículo. 
Actualmente enseñar sus técnicas es otro de los tantos oficios a los que se dedica Carreño.




Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…