Ir al contenido principal

Aviones, otros aviones y más aviones


Hace muchos años fui a ver a un señor que se llamaba Don Renato y que vivía en la calle Paraguay de la Ciudad de Buenos Aires. Don Renato leía mágicamente las cartas y anunciaba, seria y minuciosamente, lo que nos podía pasar en los próximos... ¡mil años!
Yo tenía unos veinte años cuando lo fui a visitar muy entusiasmada y entre los mil años de aventura que me auguró, lo que más recuerdo, es cuando me dijo:

- ¡ Vos vas a viajar! ¡Vas a viajar mucho! ¡Vas a dar la vuelta al mundo! ¡Vos sí que vas a viajar!

Yo, estudiante de periodismo, salí saltando en una pata de la casa de Don Renato, el mago. Iba a vivir el sueño de todo "futuro periodista": viajar, viajar y viajar.
Al poco tiempo los viajes empezaron y recordé las palabras de Don Renato. Primero viajé por trabajo, después por placer para conocer el mundo, más tarde por amor, ahora por necesidad, amistad, porque soy mamá a distancia, porque mis hijos van y vienen, porque el placer de viajar no me lo quita nadie como al "Sebastián" de mi cuento...y hoy subo a un avión y bajo de otro y vuelvo a subir y vuelvo a bajar. Hoy estoy acá, mañana allá, pasado vuelvo, mañana me voy.
Nunca imaginé que lo que me habían anunciado las cartas de Don Renato se iba a cumplir al pie de la letra. Y cada vez que me subo a uno de estos aparatos pienso en él y en dos poemas que me acompañan: uno para la Mireya chiquita, otra para la adulta.

Les comparto algunas estrofas:

"Adiós, me voy a volar
por los caminos del cielo
adiós, le digo a la tierra
agitando mi pañuelo...

...Podremos cruzar el mar
sin mojarnos los vestidos
y mirar desde el avión
los gorriones en sus nidos
"

(del poema El avión de Marta Giménez Pastor)

...Desde lejos te veo victoriosa
flor de lis inquilina de aeropuertos
a veces
de la mano de tus hijos
y ese andar minucioso
de jardín en jardín
a veces estatuilla de la fontana de trevi
balbuceo de arpas en los atardeceres birmanos...


(del poema La más mía, la lejana -  un poema de mi madre Marta Giménez Pastor, para mí,  en su libro Agua Florida )

La ilustración de Alejandra Viacava pertenece al cuento "El sueño de Sebastián" de mi blog.

Entradas populares de este blog

Marilita Patas Largas

Mi Marilita ya no existe, pero existe una copia fiel que mi madre le hizo a mi hija mayor hace muchos años, y que aún duerme en la casa. 




Palabras de Mireya Viacava-Raab e ilustración de Alejandra Viacava

Dos poemas de infancia

Estos dos poemas los encontré en una caja. En esas cajas donde guardamos de todo: boletines del colegio con malas notas, cartas de amor, fotos viejas, un escarpín, un diente de leche, un papel de caramelo, una servilleta de papel garabateada, un boleto de colectivo y a veces poemas de infancia como estos.  Dos poemas que los transcribo tal cual como cuando los escribí en la hoja de un cuaderno de la escuela. Yo tenía unos 10 años y la maestra me puso un Muy bien 10 Felicitadoprolijo con linda letra de maestra. 



Este poema se lo regalo a mi sobrino Juan Ignacio, ya adulto, padre y con barba pero que para mi seguirá siendo mi Juanito. 


Las ilustraciones son de mi hermana, la ilustradora Alejandra Viacava. Estos poemas también pueden verlos en mi sección de POEMAS DE PAPEL. 

Libros, lecturas

Terminé el último libro de Martín Sivak: El salto de papá.

Mucho se está hablando de este libro, entre novela familiar, investigación periodística , hay muchísimos elogios y ponderaciones justas y justificadas en los medios. 

En una de las tantas entrevista, Martín Sivak, dijo que este libro era fundamentalmente la historia de un hijo y la relación con su padre, que no era una historia oficial de una familia sino las memorias de un padre. Por eso,cuando lo empecé me concentré en buscar este vínculo más allá de la historia argentina y el famoso "caso Sivak"  

Es imposible no valorar la investigación que hizo Martín sobre "novelas sobre padres", y sobre décadas tan importantes de la Argentina, sus personajes, sus negociados. el embrollo económico en el que se vivía, los recuerdos de su infancia y adolescencia. Pero digamos que hasta la página 255 (sí...255) uno sigue el torbellino que fue la vida de la familia Sivak, el secuestro y muerte del tío Osvaldo, los cambios, e…